miércoles, 15 de agosto de 2007

Starsky & Hutch



Los dos éramos muy jóvenes, jovencísimos. Estábamos entendiendo de a poco que era eso de sentir algo por otra persona que no fueran tu mamá, tu papá o tu hermano. Esa sensación que alguien te gustaba en serio, que el deseo hacía que todas tus hormonas se dispararan como el trasbordador Columbia hacia el cielo y más allá.
Volvíamos caminando las largas ocho cuadras desde nuestra escuela hasta la esquina de su casa en la cual yo esperaba el 210, tradicional línea compuesta de viejos y destartalados Bedfords de color celeste y blanco con números y letras fileteadas en negro, que hacía el recorrido La Siberia – Control Granadero Baigorria. El tiempo promedio de esas ocho cuadras era más o menos de una hora, lo cual la sometía a ella a un reto de sus padres más de una vez y a mí la cólera de mi madre por llegar tan tarde a casa. ¿Cómo explicarles a ellos que estábamos descubriendo la vida, la necesidad de tocarse, de mojar nuestras lenguas recíprocamente?
Los miércoles –no recuerdo bien por que motivo- iba a cenar a su casa, sus hermanos y padres eran gente maravillosa, divertida y rápidamente nos hicimos amigos. Después de la cena sus padres se iban a leer al dormitorio, sus hermanos a sus cuartos y nosotros nos quedábamos solos en el comedor diario viendo “Los aventureros” (Starsky & Hutch) en un cómodo sillón BKF de cuero marrón suela los dos juntos en el mismo sillón.
Un día, en una de las pausas de la serie, la intensidad de las manos y las lenguas, el aumento sin pausa de lo que denominábamos “franela” hizo que ocurriera la primera vez. No es la primera vez que ustedes se imaginan, es otra primera vez. En el crescendo romántico del BKF empecé a sentir un cosquilleo que me era muy familiar cuando me entregaba en las siestas de verano a pensar en las tetas de Celia. Me había acabado por primera vez en seco, de este modo lo denominamos los varones por lo menos. Vergüenza, estupor, placer, deseo, todo se conjugó esa noche más el temor de ser descubierto. Me incorporé de golpe, atravesé el living corriendo con el miedo de encontrarme a alguien en el camino hasta llegar al baño salvador. Estuve un rato largo en el baño mientras trataba de limpiar lo que ya no se podía limpiar. Ante sus demandas salí de golpe, busqué mi campera que por suerte era larga y me fui como quien hubiera roto un valioso florero oriental. Mientras me acompañaba hasta la puerta de su casa me acorraló a preguntas que no supe como responder.
Al otro día en la escuela me animé a contarle lo que me había pasado, no sin cierta vergüenza, y ahí me di cuenta que siempre es mejor decir la verdad cosa que no siempre recuerdo de hacer, y de este modo pudimos entendernos y la relación entró decididamente en otra etapa. La historia siguió un tiempo más largo de lo que todos suponíamos y un día se terminó sin saber los dos bien por qué.
Hace poco Hollywood hizo la remake de esta viejísima serie. No la fui a ver deliberadamente, como tampoco la miro en el sillón de mi casa cuando la pasan por el canal Retro en colores. Nada puede ser igual al haberla visto en un sillón BKF, en blanco y negro y con fantasmas con la que pensamos fue nuestro primer amor.

19 comentarios:

bombón asesino dijo...

Un recuerdo muy pero muy tierno de una singular primera vez.

EmmaPeel dijo...

pensar que yo miraba Starsky & Hutch a los pies de mi abuelo, que se dormía cinzano en mano

Tommy Barban dijo...

Mellizo, para experiencias como esas se inventaron los jeans (preferentemente de una marca barrial del interior como "Topeka" o "Edu Sports"), que absorbían cualquier viscosidad y estaban confeccionados de una tela muy aspera que, al frotar y frotar la piel sensible de la cara interior de los muslos de la destinataria de tanto afecto contenido, producía en élla el efecto recíproco.

simpática y puntual dijo...

ver starsky & hutch ya nunca será lo mismo...

Ana C. dijo...

Bueno, yo la ví con mis hijitos y nos gustó mucho, así que no se preocupe.

Muy lindo el recuerdo, me juego a que a ella le pasó algo parecido.

Tommy Barban dijo...

Ana C., "parecido" pero en este tema "parecido" está lejísimos de ser "lo mismo" que nos pasa a los varones en esas circunstancias. Te compadezco mellizo.

Ana C. dijo...

Bueno, un poco más discreto pero no menos intenso :-)

Luba dijo...

tommy, me sorprende. lo suyo es un clásico comentario de varón de barrio (por categorizarlo amablemente). pero claro, cierto que usted era un ser complejo y lleno de contradicciones.

mellizo, y usted tenía alguna preferencia? digo, por starsky o por hutch?

El Mellizo dijo...

Mi preferencia era por el BKF. Y bien como dice Tommy: ese momento no se lo deseo a ningún púber, aunque después uno aprende a llevarlo.

Yo (ri) dijo...

Decir la verdad siempre esta bien. Incluso cuando uno se llama Rodrigo y una chica de 25 años -y letras a punto de terminar, no es poca cosa- en medio de una situacion que podria devenir en romantica le pregunta "¿Te enamoraste alguna vez?" y uno responde "En algun momento de tu hermana" y tira todo el devenir que vendria a la mierda.

Tommy Barban dijo...

Yo(ri), ¿y si te inscribís en uno de los cursos acelerados del mellizo sobre como levantarse minas y ser feliz para siempre (garantiza resultados como la Pitman)?

El Mellizo dijo...

Tommy creo que este caso viene perfecto para el consultorio de cosas complejas que se resuelven en formas sencillas, no le parece?

Yo (ri) dijo...

El tema de levantar a "minas" lo tengo manejado. El tema a tratar con los cursos del Mellizo seria a) manejar las dosis de verdad sin mentir b)interesarse por las mujeres que tengan promedio de menos de 8.

simpática y puntual dijo...

muchachos, permiso, pero dejenlo a yo (ri) así como está que es adorable, hombres que tomaron cursos de levante abundan, lo que no abundan son los yo (ri)... y se necesitan.

Yo (ri) dijo...

Gracias SyP. Expreso una idea que yo evite tocar por temor a mi rudeza. Como siempre, usted pudo hacerlo con la mayor delicadeza.
(lo que si podria dar el Mellizo son cursos de como ser menos exijente con las personas.Aunque no lo veo aceptando a cualquiera que pasa por la calle, no se porque)

El Mellizo dijo...

Rodrigo y SyP, lo de "clases para levantar minas" lo dijo Barban y no yo. Yo ofrecí un consultorio para problemas graves que se solucionan en forma sencilla. Nada más.
En eso de aceptar a cualquiera que pase por la calle es un concepto muy amplio al que no puedo responder. Generalmente me llevo bien con todo el mundo, menos con un porcentaje bajo que me llevo mal. Eso sí, con los que me llevo mal es mal mal mal. Se entendió?

Bombón Asesino dijo...

Yo me quedo con la sinceridad y la frescura de Yo (ri). Además eso de soluciones sencillas para cuestiones compejas suena casi matemático, Mellizo, no me gusta.

El Mellizo dijo...

Bombón no leas tan "matemáticamente". Es un juego de ironías. Pero también es cierto que a veces tenemos problemas que nos parecen terribles y que podemos solucionar con pequeñas y a veces sutiles intervenciones. Me pasa permanentemente.

Yo (ri) dijo...

Una cosa es llevarse bien y otra es aceptar. Igual, se entendio.