lunes, 10 de septiembre de 2007

Pulqui, un instante en la patria de la felicidad

El sábado pasado fui en el marco del Festival Latinoamericano de Video con Virginia la Mujer Maravillosa y mi amigo H. (injustamente criticado en otro blog) a ver este nuevo documental de Alejandro Fernández Mouján en el microcine de "El decano de la prensa argentina", en el que nos muestra el intento del artista plástico Daniel Santoro para recrear en escala 1:2 el mítico avión Pulqui II con el que el gobierno del General Perón pretendía terciar en la carrera armamentista producto de la guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

El documental con altibajos logra sumergirnos casi sin proponérselo en lo que el realizador denomina la "patria de la felicidad", este lugar está representado por el taller de Miguel Biancuzzo el constructor del proyecto de Santoro.


El Pulqui II en escala 1:2 terminado


El taller de Biancuzzo puede ser hoy lo más parecido a aquella "patria de la felicidad", a aquel paraíso perdido, ese lugar cuasi atemporal que resistió las mutaciones sociales y en medio de un paisaje completamente distinto sigue produciendo proezas. Sería algo así como el efecto residual del peronismo.


Una parte muy interesante del documental es cuando intentan hacer volar la réplica del Pulqui II y se estrella inevitablemente contra el piso. Cuando el director muestra las fotos de Santoro parece que la réplica del Pulqui II iba a volar, cuando se ve el fotograma entero el Pulqui II se estrella contra el piso. En esta alegoría entre la foto y la realidad durante muchos años pujó la Argentina.

El auto Justicialista: ejemplo entre ficción y realidad


Una de las cosas más interesantes son las pinturas de Santoro, como conclusión puedo decir que me gustaría tener una para agregarla en el living de casa. Son casi íconos peronistas que nada tienen que envidiarle a los rusos. Uno de estos, denominado "Campo ideológico" por el autor no tiene desperdicio.


La iconografía peronista de Santoro


Pero el momento más alucinante se produce cuando Santoro junta a un grupo de artistas plásticos y los lleva al taller-país de la felicidad y les cuenta del proyecto, le muestra el work in progress y les lee la introducción, ahí menciona al O.V.J.: "Objeto Volador Justicialista". Sublime.

8 comentarios:

EmmaPeel dijo...

Toda la iconografía de Santoro es genial, la ciudad a escala que tiene armada en su casa taller es imperdible

Tommy Barban dijo...

A mí también me encantan los cuadros de Santoro pero tener uno colgado en casa sería como tener el poster del Che arriba de la cama cuando era militante de la Franja.

gardener dijo...

O una foto de David Viñas. Lo he visto ¡xDios!

El Mellizo dijo...

Había una obra en especial, que era una madre cosiendo con la máquina que Evita le había regalado y su hija mirando por la ventana la Plaza de Mayo. Ése es el que quiero.
Si Emma, la ciudad es increíble.

EmmaPeel dijo...

Me gusta el de la nevada y Eva llevando de la mano a los niños en guardapolvo blanco

Tommy Barban dijo...

el de la máquina coser es un homenakje a berni

El Mellizo dijo...

Será por eso que me gusta tanto.

Ri dijo...

No me extraña que emmapeel halla posteado primero.
Tommy, creo que comprar un cuadro de santoro seria mas como comprar una de esas billeteras con la cara del che, si entiende lo que digo.