sábado, 27 de octubre de 2007

Noche de tormenta y sobremesa con el Niño Mayor y Voodoochica

La tormenta tiró la antena de Canal 3 sobre las instalaciones del mismo

Al mediodía de ayer, con un sol espléndido, organizamos, para la noche, un asado con los tres niños. Como terminaba tarde en la Facultad, el Niño Mayor se encargaba de las compras y nos encontrábamos en los quinchos del club con el asado listo a las diez de la noche.


En el medio, alrededor de las 19.30, se largó una tormenta con vientos huracanados que hizo que la mitad de la ciudad de Rosario se volara, por la tanto se suspendió el asado y vinimos a casa esquivando árboles caídos como en un Camel Tropy, y comenzamos a cocinar el asado al horno, que todo el mundo sabe no tiene ni el más mínimo punto de comparación con el de verdad, el del humo, las volutas y el ruidito de la cocción de la grasa interna de la carne (vegetarianos abstenerse, please).


El Niño Menor se quedó dormido rápidamente y comenzó una sobremesa interesante con Voodoochica y el Niño Mayor. T., el festejante de Voodoochica, había viajado a la ciudad de las diagonales a ver al club de sus amores que no es el mismo que se ama en esta casa. Habiéndose enterado del resultado adverso para la escuadra rojinegra el Niño Mayo le quería mandar un mensaje de texto que dijera: "Aguante Pecho". Tremolina y casi una nueva tormenta se desata en el comedor de casa.


Calmado los ánimos, Voodoochica cuenta que hoy a la noche tiene una fiesta en la casa de un compañero de la escuela, que ella y otros creen que es gay pero todavía no saben, y empieza toda una elucubración sobre la sexualidad de su amigo, como se peina, la ropa que usa, como combina todos los colores, digamos que bastante estereotipada la descripción. De golpe, se queda callada y dice: "Pero tal vez no es gay y de esta manera está siempre con unas minas bárbaras"


Le pregunto: "Pero vos, qué pensas?", se hace un silencio, se nota que algo piensa y responde: "Nunca podría estar con él, para mí es como una de nosotras."


Ya era tarde, decidí ir a dormir, mientras espero que vuelva V. la Mujer Maravillosa del DOC Buenos Aires.

5 comentarios:

Ri dijo...

Siempre me compadesco con aquellos a los que tildan de homosexuales. Quiza porque para el comun de la sociedad alguien que va a mi facultad, tiene mis gustos y demas, necesariamente tiene que ser gay.
Al final, fue el mas homofobico de mis amigos el que termino siendo gay. Siempre pasa eso. Y los tolerantes despreocupados seguimos siendo tolerantes despreocupados.

El Mellizo dijo...

Pienso lo mismo Ri.

Mary Poppins dijo...

Señor Mellizo:
A la vista está que mejore mi pretensiosa ortografia...
Gracias nuevamente por su caballerosa preocupación.
Lamento que no pudo hacer el asado, eso siempre es una pena!!! Otra vez sera.

voodoochica dijo...

hacer el asado?
pagarle al señor que trabaja en los quinchos del club para que lo haga
eso es hacer el asado?
si el humo ensucianrse no es para mi papa
jaja

El Mellizo dijo...

El asado se puede hacer de muchas formas. La próxima vez lo hacés vos.