sábado, 3 de noviembre de 2007

Post para Ri

Nos cuenta Elizabeth Roudinesco en su nuevo libro "Filósofos en la tormenta" una reflexión que hizo Michel Foucault sobre Georges Canguilhem dos meses antes de su muerte.

Foucault observaba que había una frontera que separaba las dos grandes corrientes de pensamiento contemporáneo en Francia: por un lado, una filosofía de la experiencia, del sentido, del sujeto (de Merlau-Ponty a Sartre); por el otro, una filosofía del saber, de la racionalidad y del concepto (Cavailles, Canguilhem, Koyré). Esta segunda corriente la más especulativa y en apariencia la más alejada de cualquier forma de compromiso subjetivo y político, fue la que participó en el combate contra los nazis.


Foucault, un austero historiador de las ciencias comprometido en una lucha política

Canguilhem había trazado en dos ocasiones esta línea divisoria; por primera vez en 1943, cuando defendió su tesis sobre lo normal y lo patológico al mismo tiempo que arriesgaba su vida en los maquis; por segunda vez en 1976, cuando redactó el elogio fúnebre de su amigo Jean Cavailles, asesinado por los nazis. Escribió entonces:

"Su filosofía matemática no fue construida en referencia a algún Sujeto susceptible de ser identificado de manera momentánea y precaria con Jean Cavailles. Esta filosofía, de la que Jean Cavailles está fundamentalmente ausente, ha dirigido una forma de acción que lo ha conducido por los caminos apretados de la lógica hasta aquel pasaje del que no se vuelve. Jean Cavailles es la lógica de la Resistencia vivida hasta la muerte. Que los filósofos de la existencia y la persona lo hagan tan bien la próxima vez, si es que pueden."*

¿Qué tal?


Canguilhem, la coherencia lógica entre el compromiso político y la actividad intelectual basada en la primacía del concepto


*Georges Canguilhem, "Vie et mort de Jean Cavailles", Les Carnets de Baudasser, Villefranche, 1976.

12 comentarios:

Ri dijo...

Uy! Mellizo, que honor!. Koyre me cae bastante bien en lo que lei.De Cavailles, Canguilhem, nada.

voodoochica dijo...

para ri?
para ri?
quien es ri?
quien lo conoce?

me puse celosa
este blog me esta robando a mi papa ¬¬
hasta mis amigos mis propios amigos que entran aca me hablan de vos pa ¬¬

listo basta
es MI papa ee
es para la familia
chee

se los presto un ratito
pero es nuestro los 24 hs-

Mary Poppins dijo...

Siguiendo la cortesia britanica que me caracteriza, le escribo desde estas tierras, donde ya el sol empezo hace 3 horas a dorar olivos y el mar desde siempre a cepillar orillas, para desearle un gran domingo a Usted y a su celosa niña, bueno y a quien lo comparta con Usted
Que tenga un gran dia cuando despierte
Ms Mary,

El Mellizo dijo...

Voodoochica, bonita, no te pongas celosa.
Mrs. Poppins acá también hay sol.

Anoni dijo...

Ri, ya parece ser que El Mellizo te adoptó como un hijito más. Encima la niña te cela como buena hermana.

ojo rojo dijo...

qué bufanda echaste el sábado, melli!
Tu mujer es muy dulce. Estuvo bueno encontrar las caras.

Ri dijo...

Vine esperanzado. Iba a comentar "que respiro de aire fresco, me salvaste mellizo: sos el primer blog en donde no aparece la fiesta"
Vine, vi, y perdi.

elastichica dijo...

Ri: en mi blog no se habla de ninguna fiesta... pero por otro lado, mi blog ya no existe mas.

Melli: para cuando un post nuevo. Con todo mi respeto al Sr Foucault, pero basta del tio cosa porrelamorrdedió.

betina dijo...

sí, mellizo, tu bufanda roja, todo un "detaille".
estuvo bueno conocerlos, a vos y a tu mujer maravilla (un encanto de mujer tenés, mellizo)
lo único que lamenté fue irme sin identificar a alejandro el mago.

El Mellizo dijo...

Recién volví de Buenos Aires hoy, no porque me haya quedado en la fiesta, sino por cuestiones laborales, por eso no posteé nada nuevo, pido disculpas a mis lectores y amigos de la blogósfera.
Gracias por los elogios a la bufanda y a la mujer maravillosa. Alejandro el Mago tenía una campera negra parecida a la que usaba Tom Cruise en Días de Trueno, y fue el último en retirarse de la fiesta.

srta.pola dijo...

alta nabez foucaultiana, establecer su propia caza de brujas con heidegger haciendo q el mundo de la filosofia parezca súbitamente un recorte de citas francesas...
así no se hace metafísica, sólo se autoconvierte uno en una nilda garré... entonces lo de foucault ebe ser muy intencional porque hay le cabía experimentar à la tiresias...
se trata de un clásico momento de campo intelectual en el que los vivos se ponen a restablecer su propia listita de precursores... nilda y su retórica de la víctima están articulados ideologicamente para que nos pongamos del lado del que murió víctima... así se hace la corrección política, no la filosofía

srta.pola dijo...

canejo!