sábado, 23 de febrero de 2008

Bonjour tristesse

"Adieu tristesse/ Bonjour tristesse..."
Paul Éluard
Se levantó con esa sensación. La había escuchado partir a la madrugada, con poco ruido, sigilosa, yéndose como para que él no se diera cuenta. El desencuentro de la noche anterior había sido distinto: por primera vez el enojo había dejado lugar a la tristeza.
Madrugó como pocas veces lo hacía un sábado, miró por las ventanas a la calle que estaba húmeda. Había llovido durante la noche y no lo había escuchado, tal vez fue una lluvia permanente pero suave como la que había caído la mañana anterior.
Recorrió varias veces la casa, ahogado, sin poder expresar un pensamiento claro. El silencio que lo rodeaba le pareció extraño, seguramente la lluvia había demorado el inicio de la jornada de los obreros del edificio lindero. El silencio lo era todo, de un modo extraño comenzó a moverse con extremo cuidado, evitó cualquier tipo de ruido, no prendió la radio como lo hacía todas las mañanas, caminaba, miraba, observaba todo sin poder armar un conjunto de lo que estaba viendo, todo era fragmentado: la biblioteca, los libros, la mesa, las sillas, los sillones, no armaban algo, parecía la muestra de objetos de un compraventa en lugar del living de su casa, era como si de pronto hubierarn perdido consistencia.
Se preparó un café y unas tostadas, siguió mirando la nada por la ventana de la cocina. Al despejarse el cielo comenzaron los ruidos de la obra en construcción. El ruido de la sierra y los martillos lo hicieron reaccionar, recién se levantaba de la lona del ring como el boxeador que había recibido un poderoso golpe en el hígado y sus piernas habían flaqueado hasta terminar en el piso.
Intentó buscar una palabra para lo que sentía y fue tristeza. Solo en la mesa mientras tomaba el café con un ritmo lento y metódico comenzó a jugar con palabras, con recuerdos de la tristeza, se acordó del libro de Françoise Sagan, de la vieja película en la que trabajaba Deborah Kerr, en el poema de Éluard que le dio título al libro. Era eso, estaba amaneciendo con tristeza, una tristeza total, absoluta, devastadora, que apenas le permitía estar despierto sin pronunciar palabra alguna. En un momento de la mañana temprana sintió y siente que la tristeza le había devorado su elocuencia y vocabulario, se preguntó -aún más triste- si alguna vez volvería a hablar.
Se bañó y se cambió y salió a la calle y al ver pasar los autos y la gente de siempre pero distinta se dio cuenta que el mundo ya no volvería a ser igual.

28 comentarios:

Mary Poppins dijo...

me encanto!!!! melli Porque no le temo a la tristeza.
La tristeza es el andar lento, la mirada gris, la emocion austera.
Yo tambien digo "Bonjuor tristeza," y suelo escribir lo que mas placer me causa desde esa emocion. Me gusta acomodarme en ella y abrazarla por un rato, me despoja de mascaras, me ayuda a volver a mi.

Soy bicho raro pero no le temo.

El final es excelente para mi gusto, al menos. "...el mundo no volveria a ser igual"

El mundo "es" a traves de como lo miramos. Hoy la invitada de lujo es la tristeza!!!!

mary pops. dijo...

"bonjour"
te deje un comentario para vos entre los de mi "Una de choferes"

Yo hoy tambien estoy "Bonjour tristesse" y llueve.

Ri dijo...

3 cosas pueden hacer madrugar un sabado: tristeza, alegria o amor.

Espero que sea ficcion y que ande todo bien por ahi.

girlontape dijo...

linda prosa Melli

Anahí Lazzaroni dijo...

Muy buen post.

Alejandro dijo...

A mi hoy me embarga una gran tristeza, y en vez de el ruido de la construcción, me desploma el cd de Arjona que mi vecino está escuchando, y trato de decir qué me pasa, y leo este post.
Muy bueno Mellizo.
Ya te respondí lo que me preguntaste.

Tommy Barban dijo...

Nada de bonjour amigo, venite un par de días de visita que te inyectamos el antídoto.

girlontape dijo...

a mi tmb el antidoto, plis...whatever it is

Tommy Barban dijo...

Una alternativa sería que girlontape y mellizo se inyectaran el antídoto recíprocamente.

brasil dijo...

Mellizo

La última pelea. La bronca transformada en tristeza. El vacio. La última campanada de un empate en la derrota

Me golpea personalmente

El Mellizo dijo...

bueno, como dijo nito mestre en "adiós sui géneris": "...ya vendrán tiempos mejores.."

El Mellizo dijo...

tommy esos antídotos sólo te los venden a vos me parece, por acá no se consiguen

Anónimo dijo...

ay mellizo ni qué pensar la aplanadora que le vino a nito mestre después de adiós sui generis

dora

El Mellizo dijo...

dora, tenés razón.
pero esa frase que se escuchaba en el disco doble del recital en vivo con su timbre de voz aguda todavía la recuerdo. así que tenés hoteles y funerarias ahora?

vudu dijo...

hola
la operada se encuentra
mejor.

me voy a estudiar taller.

rey mago uno dijo...

operada no explote mas por la panza, putee a alguien

saludos

ann dijo...

es uqe la tristeza mchas veces es el descanso de la exaltacion y la alegria, que por momentos aburre.
Tambien es el momento de reflexiones profundas e intensas y un lugarcito comodo para ver al mundo desde la conciencia...siempre que despues nos salve un ratito de alegría.

Anónimo dijo...

around and around on the ground. Then I coughed and found my voice.
------------------------
g5555d4o4o4u4h44vbc44gj4j4

Anónimo dijo...

Stu said nothing. He was stunned.
------------------------
sdf6h9t8fg5cfgj5jt55cv55jy

Anónimo dijo...

of bootheels moving off to the west.

Anónimo dijo...

that, in the words of the old song, the fundamental things apply as time goes
cheapest cialis

Anónimo dijo...

Natasha kissed her on the hair.
zanaflex

Anónimo dijo...

digging his wallet out of his back pocket. There were three tens neatly folded
can i take singulair together with zinc?

Anónimo dijo...

the approaching enemy farther off. At the same instant the sun came
zovirax 5

Anónimo dijo...

again lost. Dolokhov "killed," that is, beat, ten cards of Rostov's
metformin

Anónimo dijo...

"No, I saw her. Me and Tony Donahue, we went up together with some flowers
nizoral

Anónimo dijo...

responsibility and the decision?"
elavil side effects

Anónimo dijo...

not cherish any hope: he made up his mind that Prince Andrew had
prilosec