miércoles, 6 de febrero de 2008

El trueno naranja


Así era mi Trueno Naranja


El 4 de octubre de 1979 tuve mi primer auto: un Ami 8 color naranja chapa patente S352719. Con algunos ahorros que fui haciendo más la importante ayuda de mi viejo le compré ese auto a un señor que era ingeniero químico y se iba a vivir a Francia a estudiar un posgrado y después volvió y se hizo rico como agente de bolsa y empresario gastronómico.

Debido a su color naranja y a las reminicencias del auto de Carlos Pairetti inmediatamente pasó a llamarse "El Trueno" a secas. El auto estaba impecable en manos del ingeniero pero poco a poco comenzó a sufrir el deterioro de un adolescente al volante. Este deterioro fue sirviéndome en algunos casos, por ejemplo la puerta del acompañante sólo se podía abrir de afuera con lo cual había que subir la ventanilla que era todo un tema, especialmente si el acompañante era una mujer con lo cual escaparse del auto no era sencillo, la mayoría de las veces me bajaba y les abría la puerta y quedaba como un galán.

Me pasaron muchísimas cosas en ese hermoso auto aunque solo voy a contar algunas para no hacer muy extenso el post. En aquel verano del 79/80 salía con una chica que muy sutilmente le había sacado una copia a la llave de la quinta de los padres y nos íbamos a pasar la noche, bañarnos en la pileta y esas cosas durante los días de semana. Un día el trueno naranja se paró en medio de la autopista y tuve que hacer dedo e ir a buscar un mecánico a las diez de la noche -en esa época no había grúas de emergencia con la póliza de seguro- y cuando el mecánico vio el auto me preguntó si alguna vez le había hecho una afinación y me quedé mudo: no sabía qué era eso. Esa noche terminamos comiendo con la familia del mecánico en San Lorenzo una pizzas que compré a cambio que me hiciera arrancar al trueno.

Otra vez fui con un grupo de amigos a pescar -cosa que no me gusta en absoluto- a Puerto Gaboto, le cargué aceite porque estaba medio bajo y me olvidé de cerrar la tapa. Cuando llegamos el olor a aceite quemado era insoportable, se había derramado por todo el motor y no se fundió de casualidad. Dejé el auto sobre la barranca y a la noche se largó una fuerte lluvia con lo cual se formó un barro blandito justo para que el trueno naranja comenzara a deslizarse al agua, tuvimos que salir de las carpas y sujetarlo entre todos bajo la lluvia hasta que alguien consiguió una soga y lo atamos a un árbol.

En esa época la avenida de Circunvalación no estaba terminada y había un tramo que era de tierra que iba de Ovidio Lagos a calle Córdoba (actual Eva Perón) y los sábados por la tarde nos juntábamos a correr rally ida y vuelta con cuatro personas por auto. El trueno era una máquina y me cansé de ganarles a Fiat 128 y Fiat 600, el secreto era el remo, al Ami 8 se lo podía remar, entonces los cuatro nos coordinábamos para atrás, para adelante, para atrás y así hasta que el auto tomaba una velocidad increíble y no perdía adherencia nadie se explicaba como hacíamos.

Lo más dificil que tenía era cambiar una goma pinchada, especialmente si era una de las traseras. En un viaje que veníamos de Río Cuarto con El Gaucho Malo y H. se nos pincha una goma trasera cerca de Venado Tuerto y no había manera que el "gato" levantara al trueno en la banquina ladeada de la ruta 8. Había que levantarlo a pulso y nadie quería ser el que pusiera las manos para cambiar la goma por el gran y justificado temor a quedarse manco. Tuvimos que sortear y le tocó a El Gaucho Malo arriesgar sus manos mientras H. y yo hacíamos un esfuerzo sobrehumano para que no se cayera. Otra vez se me vuelve a pinchar la misma goma por la Av. Belgrano ya en Rosario y me acompañaba una chica apodada "La Colorada" a la cual tenía intenciones de seducirla. Llego a duras penas a una estación de servicio que queda en Necochea y 27 de febrero, muy cerca del puerto, llena de camioneros. Ahí tuve que bancarme algunos chistes de los nobles choferes del gremio de Moyano con respecto al culo de la colarada, pero uno de ellos se apiadó y me prestó su gato hidráulico. No sé si alguno de ustedes alguna vez cambió una goma trasera de un Ami 8 pero les aseguro que es una de las cosas más difíciles del mundo debido al sistema de suspensión que tiene la máquina. Pongo el gato bajo el auto y empiezo a mover la palanca, y dale, dale, dale, y el auto no se levantaba un centímetro hasta que de golpe se produjo una explosión terrible: se había reventado el émbolo del gato hidráulico rompiendo parte del guardabarro y el techo de la estación se servicio, taxi y la colorada se fue, por suerte la pude volver a ver con la goma arreglada.

Viajes a Buenos Aires en donde aprendí a conocer a la gran ciudad por cualquier motivo, para ir a ver a Central, a algún músico, a pasar un fin de semana en el hotel Roma de la Avenida de Mayo.

Tuve varios choques, todos menores, pero me acuerdo de uno en Córdoba y Oroño cuando choqué de atrás a un Mercedes Benz y le rompí el faro trasero izquierdo entero. El tipo se bajó recaliente me puteá y me dice: "Pendejo, este farol vale más que todo tu auto", entonces me fui hasta el farol que había quedado sano y le dí una patada rompiéndoselo: "Ahora vale el doble" le dije. Me empezó a correr y justo a mitad de cuadra funcionaba la siniestra SIDE con un tanque de guerra en la mitad de la vereda y me escondí atrás del tanque, el milico que cuidaba me dijo que tenía que "circular" y le conté rápidamente lo que pasaba y salió un oficial y el hombre del Mercedes se calmó, me pidió los datos del seguro y se fue.

Cuando lo vendí el Ami estaba medio destruído, se lo vendí a un vecino de la vuelta de la casa de mis viejos, Roberto se llamaba el muchacho, había ido conmigo a la primaria, y al enterarse de que estaba en venta el auto le pregunta a mi hermano "Ché, cómo está el auto de El Mellizo?" mi hermano, fiel a su estilo entre sincero y a veces boludo le contesta: "Hecho mierda". Al día siguiente viene Roberto con la plata, hacemos el boleto y se lo lleva, era un sábado. A la tarde tocan el timbre eran Roberto y su padre pidiéndome que le devolviera la plata que el auto estaba hecho mierda. Ahí mi hermano sin quererlo terminó ayudándome: "Roberto, pero no te había dicho mi hermano que el auto estaba hecho mierda?" A lo cual él respondió que sí y asunto terminado.

Así se fue el trueno naranja, el que me ayudó a ir a la facultad, salir con chicas, irme en mis primeros viajes, aprender algo de autos, divertirme con amigos y especialmente ser muy feliz en aquellos años 80's. Después tuve autos mejores pero nunca me encariñé con alguno en especial: El Trueno Naranja fue el amor de mi vida.

26 comentarios:

Ri dijo...

El Ami 8 es el mejor auto del mundo. Fue el primer auto de mis viejos. Se los vendio su hermana con 3 mil kilometros hechos en muchos años. Nos duro hasta el 93 creo. Se lo vendieron a un mecanico de Moron (una estacion de tren de distancia). A veces lo veo y aun esta impecable. Tengo prometido recomprarselo. En teoria, automovilisticamente, progresamos: del ami fuimos a un gacel, despues a un gol, otro gol, un polo, un palio y un fox. Pero yo todavia no perdono a mi viejo por la venta del Ami (como tampoco por la venta del dpto. de Caballito -barrio porteño-)

Ri dijo...

Cuando termine todo y relei (porque el primero fue un comentario adrenalinico que salio ni bien vi la foto del ami) me emocione mucho.
Me siento muy identificado. Nuestro grupo de amigos tiene desde mis 16 años un auto, por lo menos. El peugeot 505 de mi amigo Claudio fue el primero: un autaso -con aire acondicionado,Mellizo, imaginate!- que nos ha regalado muchas anecdotas dejandonos en todas partes (en la Plata tubimos que empujarlo 4 cuadras -eramos 2 empujando- hasta que arrancara).
Ahora mi amigo tiene un escarabajo de coleccion -que nos lleva a todas partes, Mardelplata incluida-, y yo tengo mi falcon rural que nunca falla (o sea, se le puede salir los limpiaparabrisas volando, pero arranca a la primer vuelta de llave), pero nada reemplaza al peugeot 505.
Gracias Mellizo, me hiciste acordar muchas cosas (entre ellas una que suelo olvidar: que esta bueno ser joven)!

pd: todo grupo de amigos adolescentes tendrian que tener su auto. Si, si, suena burgues y toda la mierda, pero es asi.

girlontape dijo...

"ahora vale el doble"
aguante el Mellizo de bufanda roja y orange thunder...
geniaaal este relato, me puso de re buen humor!!!

voodoo dijo...

no lo lei era largo
pero no nos olvidemos de la maldicion!
ese auto fue el error de tu vida
jaja
aguante la maldicion

brasil dijo...

No me atrevo a preguntar como le pagaste el gato al camionero una vez que la Colorada se tomo el taxi...

El Mellizo dijo...

la maldición del perla negra fue algo terrible, por suerte no está más. también coincidió con una época de mi vida que preferiría olvidar aunque eso no se puede hacer por momentos siento que muchas cosas no ocurrieron o que fueron una pesadilla.
brasil, el camionero se asustó tanto como yo, él me estaba ayudando y nos podría haber matado a cualquiera de los dos. en la confusión y el llanto de la colorada arrimé el auto a un costado y aproveché para huir.
lo que fue mucho más vergonzoso fueron los comentarios de otros camioneros en voz alta que tuve que tragarme cuando se referían al culo de la colarada, eso sí que fue terrible.

brasil dijo...

queremos post sobre La Colorada

Mary Poppins dijo...

Ayyyyyy me ENCANTO!!!!!!! cuando algunos objetos se "humanizan" y son parte de uno, testigos y participes de una epoca.

Me hizo reir que lo ataran a un arbol como a un perrito


Yo tambien quiero saber mas sobre la colorada. Ud. verguenza de no tener gato... sabe lo que es ser mujer en una parada de camioneros!!!!!!!!!!!!

Y a mi todavia hoy si me preguntan los de la afinación, diría que no toco el piano o algo asi
Mary (es una historia muy Brasil)

Anónimo dijo...

chau

elastichica dijo...

CO - LO - RADA ! CO - LO - RADA !

Ana C. dijo...

Yo aprendí a manejar en tres o cuatro ocasiones. Aprendía y después me olvidaba, por falta de práctica. La primera vez de todas fue en uno así. No me acordaba que tenía esa forma.

girlontape dijo...

dp: qué es un Ami?

El Mellizo dijo...

aprendí a manejar a los 12 años, y nunca me olvidé.

El Mellizo dijo...

el ami 8 es el auto que está en la foto stef, lo fabricaba citröen, era una evolución del 3CV. motor bicilíndrico, de 800cm3, palanca de cambios frontal (tipo inflador), no se le ponía agua, sino que tenía un radiador de aceite. igual que un lavarropas.

Alejandro dijo...

Un auto cascoteado, un auto feliz.
Me mató el "ahora cuesta el doble". A veces me dan ganas de patear las ópticas de los conductores que no respetan al peatón.
Yo cuando tenga mi camionetita pan lactal también voy a quererla mucho
nava que ver,
¿A los de Rosario les dicen come perros?

Mary dijo...

Melli
si se olvida de manejar tiene que:
1- tomar un bondi
2- ir inmediatamente al médico
3- hacer lo que el profesional recomiende.

Ps, ya no seria confiable incluso pasar por una Escuela de Conductores

tan versátil como acústica dijo...

yo conduzco con una inoperancia intimidante. estaciono tan lejos que creo que las cosas me quedarían más cerca caminando. el celta rojo es de gran ayuda. para empezar porque es rojo así que puedo manejar mal y los demás coches me ven. siguiendo porque es, ¿celta? mmmm, el trueno naranja parece que no intimida, como que un rasguño no se le nota mucho.

El Mellizo dijo...

el trueno naranja era a prueba de balas, increíble, pero andaba y rara vez me dejó a pata una vez que aprendí lo que era la palabra "afinación" para los autos.
alejandro, a los rosarinos nos dicen "come gatos" por un reportaje pago de osvaldo bazán que fue declarado persona no grata en rosario: le dio plata a un tipo para que saliera asando un gato. conozco gente que comió gato y dice que es muy rico, sin ir más lejos mi hermano, yo comí puma, que es como un gato grande, no? y es muy rico.
es lindo auto el celta, acá se lo conoce como suzuki fun.
mi actual auto es rojo y el que viene a mitad de año también.

brasil dijo...

Yo adoraba el 2CV. Aprendi a manejar en un 2 CV. Pero fui tardío para todo. Mi primer auto propio fue un Renaul 18 (A pesar que uno de mis primeros trabajos fue como fletero manejando una camioneta Peugeot 404. Esto último merecería un post)

Anónimo dijo...

se lo extraña a gimenez,laflojitadegatillo.blogspot.com
leer,pensar y decir que necesita
tiene carta blanca
vos y solo usted
fala con hipolita
que dolor la censura ejercida sobre el cabsha,que dolor
donde quedaron los autenticos izquierdistas?
pronto habra fiesta de despedida
y te querremos aca
Cariños
a

girlontape dijo...

Noticia asquerosa hoy en La Nación: por S10.000 podes ir de safari en La Pampa y te largan algún puma criado en cautiverio garantizandote una matanza. Se puede ser más cobardes? Chirac alcanzame mi guillotina YA ****grrrrr****

girlontape dijo...

Melli en algun momento voy a necesitar un email...tengo un mensaje x vos y la V for Victory

Anónimo dijo...

Melli: el único auto que me hizo desear crecer para manejarlo fue una Ami 8 naranja que manejaba mi vieja- en aquella sociedad del '77 se estaba empezando a estilar el 2ºauto de la familia.
Sólo tenía un defecto: se quedaba parado en los lugares más insólitos ( léase vía del ferrocarril,terraplén de tierra en obra en construcción)....pero ese ruido ácido del motor, complaciente y asordinado,como un quejido en escala..no tiene parangón.
gracias por el recuerdo.
..vero

elastichica dijo...

Melli... gracias x pasar x mi olvi-blog. Sos 10.

elastichica dijo...

Melli, gracias por el saludo para mi cumple... qué buena sorpresa! Creo que te ganaste el pase gratis a mi cripto-blog, que está por ahí hace tiempo, pero nadie lo vé. Está ahi en la sombra y cada tanto le pongo algo. Si tenés ganas, está linkeado en mi "Perfil" donde dice "Mi Pagina Web".

EDUARDO PAIRETTI dijo...

Me parece muy bien tu relato y el nombre del auto, me suena!! jaja
saludos
Eduardo Pairetti