martes, 1 de abril de 2008

La vida es una fiesta o casi

Como metáfora lo digo. Digo, para ser más claro, que nuestra vida -la mía, la tuya- se puede medir cronológicamente de acuerdo al tipo de reunión social que vamos teniendo. Si la escuela es una socialización secundaria, la fiesta bien podría ser una socialización terciaria.

Trato de hacer memoria del primer recuerdo que según Julian Barnes en "Inglaterra, Inglaterra" nunca es el primero. Mi primer fiesta fue mi cumpleaños de un año. No me acuerdo así posta, me acuerdo por la vieja foto que mi madre guarda con empeño. Ahí estaban Albertito (el hijo del zapatero de enfrente de casa), Juanchi el de la esquina, mis primos Raúl y Norma, la Graciela, mi tía Susi, mis abuelos, el Huguito de la panadería de la vuelta, Omar e Irene hijos de una parienta lejana de mi madre a la que llamábamos por convención Tía Elba, María Luisa la pianista, las "chicas de la tintorería" Chiquita y Elena, mis padres.


Los cumpleaños de antes



Después vinieron los cumpleaños de mis compañeros y los míos y los de mi hermano. El cabezón Barrega siempre me miró mal porque nunca fui a su cumpleaños, los cumplía el mismo día que mi hermano y no me dejaban ir.


De pre púberes vinieron los "asaltos". Los chicos las gaseosas, las chicas la comida, el wincofón era el dj. Algunos nos íbamos atrás o a la terraza de la casa anfitriona a fumar un pucho robado a nuestros padres.


Cumpleaños de quince a rolete, los propios y los colados. En uno de ellos cometí una de las mayores torpezas que recuerde y que hoy no volvería a hacer: me puse de novio con la que cumplía años. Tenía para estas ocasiones un blazer verde oscuro y una corbata escocesa.






Etapa decisiva de las relaciones sociales: los cumpleaños de quince



Las graduaciones de secundaria. Había varias categorías, la de mi escuela rankeaba entre las más alta, la competencia se esforzaba pero los chicos del "Poli" todavía llevaban poca audiencia femenina y quedaban al fondo del ránking. Las que estaban bien arriba eran las de los colegios de chicas, ahí se iba con invitación exclusiva no era fácil.

Peñas universitarias o algún tipo de boliche. Encuentros más informales, casas de amigos, esas cosas, el desbarranque, la vida intensa, fiesta donde sea y como sea.

Al tiempo llegan los casamientos. Esta fiesta puede repetirse y reaparecer en el transcurso de la vida de uno, pero pongamos que sin llegar a ser como Dorian Gray -que se casó siete veces-, la vida promedio por lo menos nos presenta dos situaciones: la primera entre los veintipico y los treintaipico y la segunda cuando dios quiera. Por eso en lugar de casamiento prefiero hablar de la boda. La boda marca una llegada, un piso. Ahí se da la simultaneidad de fiestas.







La boda es un antes y un después que se repite a lo largo de la vida



Bautismos y cumples de los hijos de nuestros amigos y de los propios. Peloteros, magos, canchitas de fútbol. Es el mismo tiempo dónde se van dando los actos escolares. Que el uniforme de granadero, que la pollera de paisana. Y estas se entrelazan con nuestros cumpleaños, los de viejos y nuevos amigos. Estamos en la etapa prolífica.

Recorremos con nuestros hijos todas nuestras fiestas pasadas y ahí nos damos cuenta que crecimos. Acá puede reaparecer la boda ya sea la propia, la de amigos o la de hijos de nuestros amigos o los propios. Y así, en esta secuencia tipo noria podríamos estar eternamente, hasta que llega la última fiesta (dicho en el sentido de reunión social) los velorios. Escasos al principio, de a poco más frecuentes, hasta llegar al último, el nuestro, en el que a pesar de ser los convocantes no estamos invitados. Chau.




Hasta acá llegamos


19 comentarios:

Bombón Asesino dijo...

"Guardo en algún lugar los días y las noches como inmensos retazos de la fiesta", dice un poema de Olga Orozco. De todos esos pedazos se hace nuestra existencia en esta vida, parece. Me gustó mucho el relato, aunque cuando lo leía no quería llegar a ese final.

Tommy Barban dijo...

Y las peña-bailes? Te acordás de las peña-bailes Mellizo? Ahí sí que hacíamos capote, sobre todo en las del patio de Humanidades y Arte.

Ri dijo...

Yo, con que el Estado les pague más que Bunge &
Born actualmente por su producción a los pequeproductores, estaria mas que feliz.

Ana C. dijo...

Me hiciste reir. A la última fiesta de todas la tendría que organizar uno mismo con lujo de detalles y lista de invitados. Unos que sepan hacer lindos discursos.

mary poppins dijo...

Lastima que uno no se pueda organizar la ultima convocatoria, bueh yo lo tengo medio areglado, el tema es que no podre verificar su cumplimiento desde el ya "mas alla"
Buen post que lindo ver fotos antiguas

Mary Poppins dijo...

Lo de ponerse de novio con la quinceañera protagonista del evento arriesgandose ante los padres de la muchacha, abuelos, padrinos y demas audiencia habla muy bien de usted Melli!

Y que siempre sobre el amor, nunca se arrepienta de eso

Ri dijo...

1-¿Porque ponerse de novio con la 15añera es un error?
2-Las peñas de mi facultad las hace de vez en cuando el po o el mst los viernes. Yo siempre curso, por mala suerte, los sabados a la mañana (eso ya hace imposible mi asistencia) griego. Y siempre, los sabados a la mañana, me encuentro todo lleno de porros y botellas de cerveza. Incluso, cuando gano las elecciones el partido de turno, en las aulas habia cajas de pizza con restos, y algun que otro forro.
3- Cumpleaños de 15 no fui. No me llevaba bien con la gente en esos entonces no tan lejanos.
4- Prefiero las informales del estilo "mis viejos se fueron de vacaciones asi que con la musica fuerte no jodemos a nadie excepto los pobres vecinos".
5- El año que viene se casa un amigo (todo porque en su religion no le dejan ponerla hasta que se case). Me hace sentir viejo.
6- En mi flia. se evita hacer velorios. Se los considera un derroche de plata y una ceremonia llena de morbo. Mi vieja quiere un velorio fiesta al estilo yanki. Ella porque es irlandesa, y quiere que todos tomen cerveza en su honor y esas cosas. Me parece bien.

El Mellizo dijo...

las peñas universitarias sí que fueron nuestro éxito tommy, no sólo las de humanidades sino las del gimnasio y el club unión y progreso. recuerdo una anécdota que viene al caso: en una gran peña hicimos empanadas de... soja!!! teníamos una compañera mediana productora que donó los porotos.
ri: ponerse de novio con la que cumpleaños fue un papelón, tuve que soportar todas las miradas, cargadas, preguntas, presentaciones, imaginate adultos medio en pedo y yo solito.
mary entiendo lo que me dice, y si tuviera 16 tal vez lo volvería a hacer, hoy no sé si me expondría tanto.
bombón el final era previsible, traté de hacerlo lo menos trágico posible. una parte más de la fiesta, el fin.

elastichica dijo...

te pasaste Melli! Después de ayer vino hoy, que no fue mucho mejor que ayer. Y era de esas noches para escribir los versos más tristes o para emborracharse. Como no me sale ninguno de los dos, pasé a verte. Era así, tal cual lo describís. Yo también tuve lo mío y te lo quería compartir. Gracias por 'esistir'...

rafaela trevi dijo...

Amante del holgorio, también acomodo mi cronología histórica con memorias festivas.
A propósito, hoy es mi aniversario.

girlontape dijo...

feliz cumple Rafa!!
che Melli y....las otras? las que por que sí, por que tenemos ganas, etc etc?
genial la imagen six feet under, nice touch!

El Mellizo dijo...

rafaela, qué pena no poder saludarla en vivo!!!
Stef, esas fiestas están puestas en lo que sería la primera juventud en dónde son más frecuentes y después reaparecen en lo que defino como época de la simultaneidad donde se desarrollan todo tipo de fiestas, pero digamos que a pesar de algunas canas me sigo viendo como el tipo que soy hace más o menos veinte años. ésas fiestas todavía continúan pero veo que mis hijos también ya tienen de esas fiestas. entonces digo: crecí.
es una explicación del transcurso de la vida y no de las fiestas. la imagen de six feet under la busqué para poner un toque de humor negro, delicadeza y nada cosa lúgubre. lo justo y me pareció el touch para cerrar.

Anónimo dijo...

mellizo
y los primeros saques?
dale,conta los primeros cumples bien up!
cariños
A

El Mellizo dijo...

nunca fui bueno al tenis y siempre tenía que recurrir al segundo saque.

Anónimo dijo...

Yo saco de abajo melli.
Cariños
A

gardener dijo...

Todo tiene un final
Todo termina.

Eclesiastés.

Volví después de todo este tiempo. Hay sueños estupendos llenos de chanchos.

brasil dijo...

Recuerdo las peñas que organizaba la JP de Pompeya con cierto cariño, y las de la UES capital con nostalgia

No fui habitué de cumpleaños de 15 y tengo una familia bastante peculiar con los festejos

Eso si. Con el último tengo ciertas esperanzas: soy un ateo optimista. A lo mejor me junto con el gaucho malo de la cava de mi casa a tomar mate, o con mi viejo para hablar todo lo que no pude

Salú

Anónimo dijo...

perdon, 18

Anónimo dijo...

loco aca son todos del coño, se toman el blog como un juego constante que pelotudos Todos ustedes

PD: sos feo mellizo! y la otra weyta tambien

QUE HIJOS DE SU RE MAICA MDRE