sábado, 19 de abril de 2008

Las personas cambian (primera parte)

Violeta

Cuando Violeta fue a vivir a su casa las cosas se complicaron. Pablo la había conocido hacía unos años atrás cuando ella había sido alumna suya en tercer año de la facultad. Siempre le pareció una mujer atractiva e interesante y muchos años después, cuando la volvió a ver y sus destinos se juntaron, le siguió pareciendo una mujer atractiva e interesante.
Violeta ya era abogada hacía unos años y trabajaba en un estudio de nombre pomposo del microcentro: Mengano, Fulano, Zutano y Asociados. Su vida era sencilla y rutinaria. Con su sueldo podía mantenerse, pagar el alquiler de un monoambiente chico pero bien ubicado, irse de vacaciones una semana por año, pagar el supermercado, sus cuentas, mandarle algo de dinero a sus padres al pueblo y ahorrar algo. No era que le sobrara, pero esas minúsculas dosis de capitalismo que se filtraban mes a mes en su cuenta sueldos y poder ir a un cajero y sacar dinero o pagar una cuenta con débito le traían un poco de sosiego a su alma tan trajinada. Hacía justo un año había roto una relación de años con su novio de toda la vida y se había encerrado como lo hacen los bichos bolitas que para protegerse del peligro se enrollan sobre sí mismos por un tiempo exageradamente mayor al del peligro en ciernes y nadie sabe cuando van a volver a abrirse. Así estaba Violeta.
Pablo la vio en el tribunal, se chocaron a subir el ascensor, una palabra trajo la otra y se encontraron sorpresivamente en el bar de la esquina tomando un café exactamente a las 11.28 de la mañana. La charla que pasó de lo trivial a lo irrelevante, de lo irrelevante a lo intrascendente, en un zigzag frenético de idas y vueltas que a los dos les pareció divertida cambiaron datos, mail, número de celular y esas cosas y quedaron en llamarse para volver a encontrarse algún día. Era más que evidente que, como una vez dijo alguien, éste había sido un encuentro de “tucaneo”.
En un tiempo no demasiado urgente pero tampoco demasiado largo, una tarde de jueves Pablo le mandó un mensaje a Violeta: “¿Dónde estás? ¿Tenés tiempo de tomar un café?” Ella respondió que justo por un trámite de un cliente estaba a la vuelta de su oficina. “Pasame a buscar y bajamos” le respondió. La oficina de Pablo funcionaba en un oscuro edificio de la calle Santa Fe, en dónde una mezcla de abogados gansgteriles, usureros, y ganapanes, tenían esa especie de cueva de Alí Babá y los cuarenta ladrones. Hacía unos años Pablo había invertido unos ahorros que tenía en la compra de un mueble bastante extraño pero útil: una especie de biblioteca pegada a la pared que se podía bajar y se transformaba en una cama de dos plazas. Vio el aviso en los agrupados de “La Capital” un domingo y el lunes la fue a comprar. Muchas noches se tenía que quedar hasta tarde y arrancar después para su casa en Arroyito le daba fiaca. Cuando salía con Marta se podía quedar a dormir en el departamento de ella, pero ya hacía un tiempo que Marta había cambiado la cerradura y no le respondía sus mensajes. Por eso pensó que a la falta de una cama cómoda y la compañía de Marta bien podía reemplazarla esta biblioteca cama. En la semana ya la tuvo lista.
A los diez minutos dos golpes se escucharon en la puerta de madera y vidrio esmerilado en la que un viejo letrista de oficio había pintado en negro con borde dorado “Pablo Cansino abogado Piso 5º Of. 14”. Violeta estaba lindísima, un vestido amplio, floreado, tipo campana, un saquito negro tejido y unas botas negras de caña alta. Traía entre sus brazos una pila de expedientes que apoyó en el único lugar libre que dejaban otros expedientes, ceniceros, vasos de whisky y pocillos de café en el escritorio de roble macizo que Pablo compró en un remate de una vieja oficina de un despachante de aduana que se había suicidado cuando se enteró que su hijo mayor era gay. Mientras Pablo cerraba la puerta y Violeta apoyaba los expedientes un portazo la sobresaltó y se quedó estática dándole la espalda. “¿Qué fue eso?” preguntó. “El pelotudo del gordo Villanueva que deja la puerta abierta para que entre un poco más de aire porque no quiere prender el aire acondicionado el miserable…” El lapso de esta frase fue suficiente para que Pablo se colocara a dos centímetros de Violeta, la tomara de los hombros, le diera un beso en el cuello y bajando sus manos, empezara a levantarle el vestido hasta arriba de la cintura, viendo su culito chato, la tanga negra que le quedaba perfecta, la breve separación entre sus piernas. Antes que Violeta pudiera decir algo Pablo ya se había agachado, le corrió la tanga hacia un costado, con la mano derecha le separó un poco los cachetes y comenzó a besarle el culo.
(continuará)

28 comentarios:

ri dijo...

que es tucaneo?

El Mellizo dijo...

cuando dos personas están en un bar, sentados en una mesa, en una situación inequívoca de histeria y se mueven como dos tucanes, con sus picos que se chocan entorpeciendo todo. la expresión creo que es de m. el cruel

ann dijo...

quiero la segunda parte ya!

Naanim Timoyko dijo...

es un escrache o es una ficción de twin peaks? Puedo robar "tucaneo"? Quién es M. el cruel? Hay que pedirle permiso?

Anónimo dijo...

Lastima que el sr Mellizo no pudiera llegar el jueves. El relato viene buenísimo. Voy a pasar má seguido por aca.
DRODRO

vudu dijo...

esperamos la segunda parte.

Bombón Asesino dijo...

Melliz, queremos la próxima entrega, muy buen comienzo. Y gracias por explicar lo de tucaneo, tampoco lo sabía.

j. dijo...

Adhiero a las masas que reclaman a gritos y cacerolazos la segunda parte.
Me encanta el personaje de Violeta. La figura principal es claramente Pablo, pero no puedo dejar de sentirme identificada con ella.
Así que quiero más. :)

elastichica dijo...

Uyuy como arrancamos el lunes....
y yo q solo pasaba para felicitarte. Anoche mi hijo de 11 entro con cara de velorio. "Perdimos el invicto..."
aaaa el evil twin, pense yo...


Esta muy bueno el relato. La ficcion es lo suyo.

girlontape dijo...

wow Melli, qué hot....y me encantó "de lo trivial a lo intrascendente" etc etc...el tucaneo, lo agrego a mi lexico

El Mellizo dijo...

este blog, siguiendo consejos y pruebas fehacientes, no va a hablar más de fútbol que se relacione al club de mis amores, elastichy, pero puedo decir que disfruté la grata sorpresa.
tranquila la audiencia, va a haber segunda parte, tercera y tal vez cuarta.
stef, no hay charla de "tucaneo" que no sea así. nadie discute el sentido de la vida en esas circunstancias.

El Mellizo dijo...

naanim timoyko: me olvidé de incluirlo en el comment anterior, es todo ficción producto de una noche de insomnio y dos frases: la que inicia el relato y la final.

brasil dijo...

Estimado: Promete. Espectacular

Espero que no se ofenda si le digo que tiene un aire Fontanarroseo...

Anónimo dijo...

catorce

Naanim Timoyko dijo...

Gracias, twin, me quedo con la pica de quién es M. the cruel. pero lo sigo con la ficción

El Mellizo dijo...

naanim, una pregunta, cómo está rosa maría?
brasil, gracias, pero no lo veo estilo fontanarrosa, tal vez no me de cuenta.

brasil dijo...

Que quiere que le diga. Confieso que puedo estar influenciado por su nacionalidad Melli, pero....

Traía entre sus brazos una pila de expedientes que apoyó en el único lugar libre que dejaban otros expedientes, ceniceros, vasos de whisky y pocillos de café en el escritorio de roble macizo que Pablo compró en un remate de una vieja oficina de un despachante de aduana que se había suicidado cuando se enteró que su hijo mayor era gay. Mientras Pablo cerraba la puerta y Violeta apoyaba los expedientes un portazo la sobresaltó y se quedó estática dándole la espalda. “¿Qué fue eso?” preguntó. “El pelotudo del gordo Villanueva que deja la puerta abierta para que entre un poco más de aire porque no quiere prender el aire acondicionado el miserable…”

Anónimo dijo...

la expresión tucaneo es del chacra tuve que hacerle justicia

dora

elastichica dijo...

Importante contar con los diccionarios de M el cruel y/o el Chacra... ¿Cuando los presentás en sociedad?

Hoy, en camino a buscar mi pasaporte a Policia Federal en Azopardo, el taxista se explayó apasionadamente sobre Rosario, la "boheme" de la Republica....

ri dijo...

19 de abril de 2008 22:30
y ya habia leido el comentario del Mellizo
La curiosidad puede mar que la verguenza de la incomprension

no entiendo el tucaneo.

Naanim Timoyko dijo...

Twin, Rosa María es tan ficticia para mí como la esposa de Mateyko. Y también más ficticia que su relato (Violetas), que de Fontanarrosa, coincido, tiene nada. Que putee a un gordo que deja una puerta abierta no lo emparienta con ningún prócer de su ciudad. Agradezco a Dora, que con la referencia a Chacra me da una pista sobre M. Y lamento esta curiosidad mía, pero, ¿de qué se trata al fin y al cabo?
Ah, otra cosa, "tucaneo" es un hallazgo. En cambio "ganapán", no sé, algo pasa en ese tánsito del sustantivo al adjetivo con esa palabra, no? Hay un destino en esa condición "ganapán", o simplemente un sino? Lo pregunto de veras.
Cariños
T.

El Mellizo dijo...

dora: a mí la versión de tucaneo me llegó por tommy que se la adjudicó a m. el cruel, pero no voy a desdecirla, por el contrario en boca del chacra con su gesto entre risa y fastidio queda mucho mejor.
ri: a ver como le explico. usted se puede imaginar dos tucanes sentados en un bar tomando algo? componga esa imagen visual, verá movimientos torpes, choques de picos, cercanía, lejanía, todo junto, eso es "tucanear", más no puedo.
elastichica: jamás me atevería a intentar un diccionario explicativo de m. el cruel y/o el chacra, sería sencillamente una osadía. el que los debe presentar en sociedad es tommy y creo que a m. el cruel ya lo presentó.
naanim t.: pero alguna rosa maría le vendría bien. la palabra "ganapán" es la revelación del 2008 y me gustó usarla ahí. todo esto en medio del humo y mi mientras suena en lt8 el inefable chiqui abecasis (... y el taxista distraído llama a rosario la "boheme" argentina!!!!)

Ri dijo...

¿Tucaneo seria una situacion de seduccion en bar fallida y torpe?

girlontape dijo...

HOLA QUE TAL....y el resto? no me tucanees Mellizo que no doy más

tan versátil como acústica dijo...

"tucaneo", es de esas expresiones de perfecta onomatopeya, como "saudades", o "almohadón". cierro el comentario acá, o los lectores me exigirán que diga qué creo que significa esa palabra.

Tommy Barban dijo...

Ufa, entusiasmado por su último comentario, abrí el perfil de Naanim y resultó que no tiene blog.

Ri: Y si le preguntás a tan versátil qué quiere decir "almohadón"?

girlontape dijo...

las personas cambian pero el mellizo se quedó parado

El Mellizo dijo...

mucho trabajo stef, mucho trabajo