martes, 10 de junio de 2008

Cordero de Dios


Malena Solda en el momento más importante de "Cordero de Dios"


El domingo pasado con V. nos despertamos tarde. Disfrutando de ese atípico domingo sin trabajo fuimos a desayunar a un nuevo y pintoresco bar que queda cerca de casa y enfrente de su ex colegio secundario. Ahí, mientra tomábamos nuestros café con leche con tortas y tostadas, leíamos diarios y esas cosas. Al rato llegó la gente que empezó a entrarle a la milanesa napolitana con fritas, lo cual hizo que nos quisiéramos ir y decidimos ir al cine a ver "Cordero de Dios".

"Cordero de Dios", tiene una sinopsis que espantará a más de uno, simplemente por la repetición de los dos temas que trata, en el cine argentino. No solo son repetidos, si no que las películas buenas que hablan de los mismos, son la minoría. Kamchatka y Crónica de una fuga, son la referencia rápida que viene a mi cabeza sobre los buenos ejemplos de contar una buena historia. Seguramente me perdí otras, pero a causa de las malas…
Yo a veces me imagino que debe haber materias en las escuelas de cine, que se llaman “proceso militar”, “crisis del 2001”, y la reciente “filmemos cualquier cosa, pero la ambientamos en San Luis”.
Y siempre tengo que hacer esta aclaración, es necesario que se cuenten estas historias, pero que no sea un simple capricho de un director chiflado, que hace una película solamente para que su familia la vea por compromiso.
¿De que lado está "Cordero de Dios" según mi criterio? Está del lado correcto, porque cuenta una buena historia, sabiendo contarla, bien filmada, con buenos actores y bien dirigida.
Eso es lo difícil, que Lucía Cedrón logra en su ópera prima. Es increíblemente buena la dirección de arte que hace Cristina Nigro, así como el casting que no deja un sólo lugar débil. Es muy agradable que Horacio Peña vuelva al cine y su aparición, aunque breve, muestra la grandeza de un notable actor argentino que más de una vez es injustamente olvidado.

Las actuaciones son todas muy buenas, pero merecen una mención especial las de Malena Solda (haciendo a Teresa en 1978) y la de Juan Minujín en su papel de Paco Valenzuela. La escena en la que Paco canta junto a Guillermina pequeña en la cocina una tiernísima canción "a cappella" es de una belleza y ternura muy difíciles de lograr sin recurrir al golpe bajo.

No por reiterado debemos recordar que la forma de hacer una gran película es saber contarla, y que ese es una de los atributos de Clint Eastwood, cuando de una historia trivial o repetida se puede hacer una gran película. No comparo a Lucía Cedrón con Eastwood, lo que digo es que sabe de qué se trata cuando de dirigir una película estamos hablando. Vayan a verla.

12 comentarios:

Bombón Asesino dijo...

La vi. El nombre me llevó directo a ese canto religioso: "Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros". Y la película deja la sensación que en ciertos momentos, frente a situaciones límite nuestra condición humana también es digna de compasión.

Mary Poppins dijo...

ay no sé, despues que me dijo que le gusto "atonement" no me atrevo, con lo que sale el cine

besos y lindo domingo

Chuc dijo...

yo solo decidí verla porque actúa mi tía, pero de veras me resultó interesante.

girlontape dijo...

juan minujín: muy buen actor
y no lo digo solo xq actuó en mi corto...todo un lujo para mi

girlontape dijo...

igual ni a palos voy a ver una peli con semejante título; mi odio hacia todo lo católico me impide ver claramente en estos casos
ah y muy bueno lo de "filmamos cualquiera...en san luis"

El Mellizo dijo...

chuc, quién es tu tía?
mary: se ve que no coincidimos con el cine, qué le vamos a hacer.
bombón: muy atinado su comment
stef: gracias por comentar, tanto tiempo...

j. dijo...

Me generaste curiosidad. Si me sobran unos morlacos voy a verla...
Ahora, me parece que la gente ambienta en San Luis porque es más barato o conveniente (o ambas) filmar ahí.

Anónimo dijo...

La gente ambienta en San Luis porque los Rodriguez Saá le están poniendo muchos morlacos al cine, quién sabe por donde lavan lo que invierten ahí. Y por otro lado, aprovechan como el Alberto para engancharse a chichis como Esther Goris cuando van a rodar a esas tierras.

La Gritona dijo...

voy a ir

tan versátil como acústica dijo...

no la vi, pero tendré en cuenta esto.

rafaela trevi dijo...

Mellizo, acabo de leer el post y me atrevo a confrontar con su opinión.
Creo que Cordero de Dios no tiene ni una sóla actuación sólida (ni siquiera la de Mercedes Moran, muchas veces bien parada en el cine nacional.
Cada escena es un lugar común en la temática que presenta la película.
Otro film del proceso que le da mucho lugar a una niña con forzada exposición e intenta sensibilizar al público con una canción cuya letra en boca de un niño suena algo imposible.
Me quedé con la sensación de que la directora sólo se debía hacer algo al respecto.
Nada más.

El Mellizo dijo...

la película no pierde en ningún momento la tensión dramática, es casi un thriller en ese aspecto. rafaela, no es fácil hacer cine, y este es cine del bueno. malena solda está impecable. la dirección de arte descolla.
ahora, sobre gustos...