jueves, 18 de septiembre de 2008

Humo

Este es el nuevo paisaje urbano rosarino: Botnia es Disneylandia al lado de esto (foto gentileza Rosario3.com)


Hace unos años, los rosarinos manejamos un nuevo dato climático: el humo en la atmósfera. La explicación es bastante sencilla:

a) la apertura del puente Rosario-Victoria abrió un corredor vial que atraviesa casi 40 kilómetros de islas del río Paraná


b) los campos de la zona se volvieron muy caros y la agricultura desplazó a la ganadería, al ser la primera mucho más rentable que la segunda


c) los ganaderos encontraron en las islas tierra barata y el problema del traslado que había que hacerlo en balsas jaula, ahora con el corredor vial se hacen en camiones jaulas lo cual es mucho más rápido y eficiente


d) como las islas están llenas de pasturas altas, árboles, espinillos y demás flora autóctona, en lugar de desmontar -cosa que podría ser criticable- directamente le prenden fuego y así queda tierra arrasada para que en la primavera brote un pasto tierno que es excelente alimento para el ganado


Estos cuatro puntos, tan lógicos como brutales, han convertido a nuestra ciudad en un espacio por momentos muy difícil de vivir. Lo más problemático es que por los límites interprovinciales es la provincia de Entre Ríos la que debe custodiar que este tipo de daños ambientanles no se produzcan y reprimir a los incendiarios, pero como el humo no les llega y el negocio del ganado es grande y un frigorífico muy importante se acaba de radicar en la ciudad de Victoria para faenar ganado de las islas, la provincia que permitió y alentó que por un problema ambiental (la papelera Botnia) cortara un paso internacional en forma ininterrumpida desde hace dos años y alternada desde hace cuatro, por el posible daño potencial que Botnia podría llegar a causar, no hace nada, pero nada de nada, para frenar el daño -actual y no potencial- de estos incendios. Puedo decir con tranquilidad que prefiero tener mi casa al lado o enfrente de Botnia que vivir en esta constante y persistente humareda.


Por lo tanto, y a pesar de que no es lo que prefiero pero veo que no queda otra salida, creo que los rosarinos deberíamos organizarnos y cortar el puente Rosario-Victoria hasta que la provincia de Entre Ríos tome realmente cartas en el asunto. Propongo que para hacer el corte más justo lo único que no se deje pasar sean camiones que transporten ganado. Ya mismo estoy juntándome con un grupo que también propone medidas de acción directa.


El que hierro mata..., le vamos a pagar con la misma moneda y dejar de quejarnos al pedo y armar flor de quilombo para que se enteren en todos lados.


Así sigo de belicoso

martes, 16 de septiembre de 2008

Superhéroe

Villanos de Ciudad Gótica: no tendrán paz!


Hoy vuelvo a ponerme la capa, me tiro por el batitubo y salgo al encuentro de la injusticia. Se imaginan si cuando algún tipo de injusticia roza mi sensibilidad y me convierto en un ser bastante peligroso, lo que puede pasar cuando la injusticia me alude directamente.


Así que en un rato voy a buscar el batimóvil, iré a la cita como Bruno Díaz, pero villanos de Ciudad Gótica están advertidos: Batman/El Mellizo los busca.


Sí, a vos te lo digo, a vos.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Programa Celeste

Sábado a la mañana, mucho frío. Ayer nevó en Córdoba por suerte y apagó los incendios. Convoqué una reunión a las 10.30 y no hay nada que me moleste más que tener horarios los sábados a la mañana.
Hoy le prometí al Niño Menor que lo iba a llevar a su partido de fútbol contra el club Río Negro, baluarte imbatible de la zona oeste de la ciudad. El partido es a las 13.30 y hay que estar 13.15, con lo cual no habrá almuerzo en casa. El día da para otra cosa. Quedarse en casa, esperar el partido de la selección, ir a verlo con amigos, pero...
El Niño Mayor juega en la primera de su club el pase a las semifinales del torneo mayor de rugby del Litoral y es a la misma hora que el partido de la selección. A nadie se le ocurrió cambiarle el horario.
Entonces, El Mellizo se pone la camiseta térmica, las medias térmicas, botas, un polar alto, bufanda, gabán de paño grueso y sale dispuesto a chuparse todo el frío de la tarde en pos de dos Niños que corren detrás de una pelota.
Creo que acabo de llegar a la esencia más profunda de lo que significa ser un padre de varones. Por suerte Voodoochica tiene novio y sale con él, y V., la mujer maravillosa, hará un nuevo esfuerzo de intentar comprender algo que no le corresponde. Hoy hay, como diría mi amigo Tommy, un programa celeste. Y como diría mi abuela: el que quiere celeste... que le cueste!