jueves, 13 de noviembre de 2008

Vértigo


El vértigo es un tema en mi vida. Desde la adolescencia sufro de vértigo, creo que su origen fue en una intrepidez que cometí y de ahí me quedó esa aprehensión y al mismo tiempo atracción de las alturas. Recuerdo una película de Mel Brooks que se llamaba "High anxiety" y esa expresión en inglés es lo que más se asemeja a mi vértigo.

Esta mañana estuve en una empresa que se está mudando y en la terraza-quincho del octavo piso, en donde va a haber un jardín con deck y demás boludeces todavía no pusieron la baranda. El espacio era, todavía, un gran cuadrado negro de diez metros por diez metros. Demás está decir que ni me asome hacia la calle y lo más cerca que estuve del borde fueron ocho metros. Pero la sensación de no baranda era tan fuerte que, si alguien me aseguraba que sólo me iba a quebrar una pierna, no hubiera dudado en correr y saltar. Mientras la idea se fue haciendo más fuerte, mi otro lado del cerebro me hizo bajar hasta la tranquilidad del piso inferior.

Así estamos.

3 comentarios:

meki dijo...

Melli, eso suena más a atracción al vacío, yo la padezco.
Hablando de Vértigo, viste esa peli de Hitchcock? Una de mis favoritas de las suyas!
Feliz viernes.

Niño mayor dijo...

El mallizo ya no es lo que era. Otra estrella fugaz. La sociedad es cruel un dia sos EL MELLIZOOO y al la semana nada mas sos papa.

j. dijo...

Es verdad: es atracción al vacío y no vértigo, creo. A mí el vacío me repele. A Ud. lo atrae. A ambos nos da miedo. Raro, ¿verdad?