miércoles, 28 de octubre de 2009

La marchita

Seguramente debo haber visto "Gilda" alguna vez en mi vida, pero juro que no me acordaba que el argumento de la película transcurría en la Argentina, país que -en esa época- para los guionistas de Hollywood sonaría a algo extraño y remoto, mezcla de México, Cuba y algo más que se puede ver al correr la trama, tal vez alguna atmósfera más refinada y distante, donde el tango y la habanera se conjugan con apellidos más mexicanos que argentos.


Es la suerte que pasen por cable estas películas, que hacen recordar la fabulosa pareja que hacían Glenn Ford y Rita Hayworth, la trama de las películas de la época que mezclaban drama, "film noir", romance y suspenso todo en la misma trama, la magistral dirección de Charles Vidor y tal vez la mujer más hermosa y sensual que salió en pantalla grande.


Poder escuchar nuevamente "Put the Blame on Mame" y la famosa cachetada, al final de la canción cuando Glenn Ford/Johnny Farrell no puede más de celos y de amor. Lo más interesante que no me acordaba y que está casi al principio de la película es cuando en el cabaret casino propiedad de Ballin Mundson festejan el fin de la Segunda Guerra Mundial cantando la marchita. No, no, esa no. La otra, la que compuso el mismo que hizo la marcha de Rosario Central, don Cayetano Silva. Sí, sí, esa sí: la de San Lorenzo. Imaginé por un rato que nuestros granaderos habían vencido a las huestes del Tercer Reich, que la Argentina hubiese tenido una parte de Alemania y hubiese administrado Berlín durante años, y al sargento Cabral salvando al general Montgomery. No fue así, por más que Charles Vidor, los guionistas Ellington y Parsonnet, Glenn Ford o la magnífica Rita Hayworth lo hubiesen querido. Pero seguro quedó mejor que si hubieran usado "te aplaude y te saluda jubilosa/la hinchada deportiva que te admira".

12 comentarios:

Tommy Barban dijo...

A mí me pasó lo mismo que a vos pero de una manera aún más desconcertante porque la ví en una pantalla gigante rodeado de gringos (uno de ellos seguramente barack) en el comedor de Harvard Law School. El primer plano de Gilda cuando el personaje de Glenn Ford la ve por primera vez es la definición de "estrella". Glenn Ford se especializaba en pelis con tema argentinos. Otro ejemplo es "Los cuatro jinetes del apocalipsis", que cuenta el enfrentamiento durante la segunda guerra mundial entre la rama nazi y la rama afrancesada de una familia acadalada argentina, Glenn está del lado francés y en la escena culminante de la película le propone casamiento a su gran amor (una americana que estpa casada cn un heroe de la resistencia supuestamente asesinado por la Gestapo) con la frase inmortal: "¿Te casarías con un argentino?"

girlontape dijo...

rita cantando "mame" y tocando la guitarra, sentada en el piano after hours... ahhh rita: mi heroina... y qué salame el galán por favorrr

chicaenminifalda dijo...

melli: en lo de Barban hay un ejemplar de la novela para vos. te lo lleva en su próxima visita rosarina.

Mary Poppins dijo...

quien diria???

Anónimo dijo...

Cada tanto entro a tu blog.Se respira tanta inteligencia ,humor,lectura y demases,que asombra.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
lala dijo...

volviendo...

Anónimo dijo...

....donde estás, Mellizo ?
Aparecé !!!!

El Mellizo dijo...

tengo un post complicado entre manos

Anónimo dijo...

ok, ok, relájese.......lo esperámos!!!!

Mary Poppins dijo...

Y?? Melli

Blonda dijo...

Ví Gilda una noche de verano cuando el calor te achancha tanto que ver una película vieja con tu mamá es mejor idea que cualquier otra cosa. Me encantó, me enamoré de ella, tan rebelde y tan...rubia bonita

ay...ahora la quiero ver de nuevo