martes, 19 de enero de 2010

Enero en mi corazón

Bien podría ser el título de una canción veraniega de los 70's, cantada por Antonio Prieto o Sandro o Julio Iglesias. Enero es un no hacer nada pero intentar sobrevivir al mismo tiempo, y eso no es poca cosa.

Nos tomó medio dormidos de la modorra post festejos y pasó esta comedia de enredos, tragicómica, tipo sainete de Hernán Pérez (más conocido como Martín Redrado). Haciendo un excursus del tema principal, debo decir que desconfío mucho de la gente que se cambia el nombre para ser economista, maestro, empleado de comercio o escritor, podría ser que el escritor esté proscripto, prohibido por una terrible dictadura y necesite hacerlo para poder publicar, pero aquel que lo hace porque -se me ocurre, pienso- su nombre le parece no apropiado (en todo cambio de nombre hay un disgusto hacia su nombre original, un disgusto largo y prolongado, un disgusto agazapado que espera la oportunidad para cambiar, para renacer, para volver a ser pero en otro estuche), bueno a esa clase de personas les desconfío mucho. Y Hernán Pérez es uno de esos, aunque no está solo: hay otros.

Pareciera ser en todo esto que el tipo vendría a constituirse en un nuevo héroe a la altura de San Martín y Belgrano, cuando no es otra cosa que un gran oportunista y un vivo del año cero, un vivillo que le gusta vivir bien a cambio de poco, casi nada. Una jueza desconocida que toma medidas increíbles por la rapidez con la que resolvió los temas, nada, después nos quejamos que la justicia es lenta.

Enero sigue, lento, lluvioso y terrible. Se murió Sandro, estaba escribiendo un post sobre el problema de fondo: la naturaleza antropológica del trasplante, pero no quise escribirlo porque temía este desenlace y la gente me iba a acusar de tirarle la mala al gitano y no, no daba, entonces lo callé. El esbozo general de la teoría no es sólo para Sandro, sino para cualquiera, digo, el trasplante no soluciona nada, sino que es un juego de suma cero: uno por uno, uno que sigue vivo por uno que muere. Para prolongarle la vida uno, hay que sacarle la vida a otro. Podemos decir que ya está muerto, que la muerte cerebral y todo eso, si, estoy de acuerdo. Pero, cuando la gente pide un donante -el eufemismo de la palabra donante me exaspera- qué es lo que está pidiendo? Un muerto. Dicen, fulanitx necesita un hígado, está en lista de espera nacional, urgente se necesita un donante. Señores, la gente no tiene dos hígados, los hígados no se fabrican, entonces, el deseo, lo que se pide, es que alguien entre en esos estados de muerte cerebral para que le saquen el hígado, y si no hay hígado es porque no hay muertos. El tema es complicado por cualquier lado que se lo mire. No veo mucha diferencia en la ablación con el sacrificio de un sacerdote maya, la diferencia que observo es que en la ablación, a lo sumo se puede beneficiar a digamos, seis o siete personas, mientras que los mayas al sacrificar en el altar de piedra le pedían a sus dioses buenas cosechas, abundancia, y esas cosas que pedimos habitualmente. Podríamos decir que, desde un punto de vista del alcance de la bendición, el sacrificio tribal era muchísimo más generoso que el trasplante. En este juego en el cual la medicina y los médicos encarnan a "la Ciencia", no se permite poner en discusión estos temas, ellos se presentan como cambia piezas, es decir, en lugar de buscar tratamientos que permitan la cura de la enfermedad, llegan a un punto que dicen "hasta acá llegó mi amor, ahora hay que hacer un trasplante (ponga usted el órgano que más le guste)", es decir cambio la pieza averiada por una nueva, esta idea viene con la modernidad, del reemplazo de los engranajes de la máquina y tiene una visión absolutamente mecanicista del hombre y sus complejidades. Lo que digo es que, los trasplantes necesitan seres humanos que, por lo menos unas horas antes, estuvieran vivos, para que sacándole los órganos se beneficie poca gente, entre ellos los médicos y toda la institución hospitalaria especializada, y que, en definitiva, no deja de ser un ejercicio de suma cero.

Pero al final no escribí ese post, pongo algunas ideas ahora, nada más. En el medio de todo esto, por primera vez alguien se anima a decirle a la señora Legrand lo que es: una ignorante, este fue el inefable Aníbal F., personaje entre simpático y complejo, el tipo cada tanto -entre varias cagadas, convengamos- saca una buena, y si esta no es la mejor pegó en el palo. Ya el actor Damián de Santo la había llamado necia, les voy a colgar el video porque es muy divertida la necedad tan obvia de la Legrand (el video acá) Pero Aníbal F. se lo dijo: señora, usted es una ignorante, una ignorante de casi todos los temas que trata y vive destilando tilinguería a cada momento, una payasada. Leer el diario todos los días doña, no la habilita para decir gansadas todo el tiempo y pensarse como un persona que conoce los temas. Qué conoce? Cuando tomó un taxi por última vez? Su realidad son los diarios? Pobre mujer, ya grande. Una alegría, módica, pero alegría al fin. Y ahora, la oposición enojada se junta para pedirle el juicio político al señor Aníbal F., justo el día que había embocado una!!! Dios mío, mi dios!
Y por acá como andamos? Binner, cree que los tiempos de cambio son los que trae el fenónemo conocido como "El Niño". No, no. Se pone en el lugar de decir que en 25 años este es el primer gobierno moral de la provincia. Ah, bueno! Arrogarse para así la administración de "la Moral", algo tan pretencioso como los médicos que se arrogan "la Ciencia", pero no nos olvidemos que el tipo es médico. Para colmo, dice cosas que de tan pavas y obvias ni merecerían una línea si no estuviéramos en enero: sostuvo que no hay acuerdo con la oposición porque “tienen como único objetivo ser gobierno en 2011”. Y vos, Binner, qué objetivo tenés? Volver a ser anestesista en el 2011? Presidente? Vice? Intendente? Me pregunto, una y mil veces, cuál es el sentido de la competencia democrático sino otro que ser gobierno, entonces: muchachos, cuál es el problema? Se dieron cuenta tarde que la provincia era una suma de complejidades y territorios más allá de los grandes centros urbanos, no sabían que el senador por el departamento 9 de Julio tiene el mismo voto que el senador por Rosario? Y ahora te quejás?
Nuestro intendente pone en las obras del 2010 el "Puerto de la Música", genial obra proyectada por el genial arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, que, con suerte la tendremos inaugurada para el "Tricentenario". Además le sigue habilitando locales al proxeneta más famoso y conocido de la ciudad. Todo, todo, en enero!!! Y tan solo una sola voz se levanta en todo Rosario para denunciarlo públicamente, acá tienen la columna escrita por Sonia Tessa en "Las 12". Digo, me pregunto, y esto como se lleva con "la Moral" binnerista?
Y al final, me vengo a enterar que la presidenta no viaja a China para no dejarle el lugar a Cobos. Ustedes saben que no soy kirchnerista, pero cuando veo a la oposición me arrepiento mil quinientas veces de no haberlos votado!!! Si hay un mal tipo en todo esto, ese es el vicepresidente. Me vienen a la historia otros vicepresidentes, que sé yo, Alejandro Gómez, se acuerdan? Al tipo no le gustó lo de la enseñanza libre de Frondizi, renunció y se vino a Rosario. No espero desempatar ninguna votación. Cobos como ciudadano puede hacer lo que quiere, postularse para Secretario General de las Naciones Unidas, lo que quiera. Ahora bien, si no estaba de acuerdo con su gobierno por la resolución 125 debería haber renunciado antes y desde ahí constituirse como oposición. Una vergüenza, para colmo toda la lacra del radicalismo lo pone como candidato. Podrían ir ensayando la fórmula Cobos-Redrado y ellos.

Otra más de enero, Sabina que ya me tiene las bolas un poco infladas, va a entrar en los homenajes post mortem a argentinos famosos que de alguna forma conoció y fue, digamos, medianamente "amigo". Dice que está preparando un homenaje para la Negra Sosa, el otro negro Fontanarrosa, Guinzburg, Castelo y Sandro, a quien no conoció, pero por las dudas vamos a homenajearlo. Esto se inscribe perfectamente en las coordenadas de la nota de Martín Caparrós el otro día en Crítica de la Argentina, cuando concluía que "el mejor argentino es el argentino muerto".
Así anda enero, los tenía abandonados pero volví. Pero, esta noche se solucionan todos los problemas, me voy con V. la mujer maravillosa a ver en calidad de pre estreno la última de Isabel Coixet "Mapa de los sonidos de Tokyo", después de haber visto "2012" en compañía e insistencia de Tommy Barban y "Avatar" en 3D con niños, lo tengo bien merecido.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

a la pelotita que se vino recargado!

Rob K dijo...

Soy lector ocasional de su muy interesante blog.

Con todo respeto: su diatriba contra el transplante me parece errada en su lógica y peligrosa. De alguien como Ud., que tiene evidente buena cultura y sabe argumentar, espero un tratamiento acorde a la complejidad del asunto.

Le pido disculpas por la intromisión, pero ese tema me pegó en el ojo.

El Mellizo dijo...

rob, no es una diatriba, es algo muy pensado, tan pensado que solo muy poca gente se anima a hablar del tema. es así.
se reemplaza uno por uno, es un ejercicio de suma cero. la medicina necesita de cadáveres (llamale "muertes cerebrales") para sacar y reemplazar órganos, ya que no puede curarlos (por diferentes motivos, soy sociólogo, no médico). los donantes son muertos, puede sonarte fuerte lo que digo pero es así, y no es que esté en contra, digo llamar las cosas por su nombre. porque mientras hay alguien que vive porque recibió un órgano, y su familia y amigos se ponen contentos, hay otro que murió y su familia y amigos sienten el desgarro de una muerte. cuando se dice "necesitamos un 'donante'" estamos diciendo: "necesitamos que alguien se muera (y cuanto más sano mejor)"
a veces, cuando decimos las cosas como son no nos gustan, nos molestan, hacen ruido. si querés te miento, pero no es mi estilo.
lamento que te haya pegado en un ojo, pero sólo se apunta en una dirección: la del trasplantado, eso pasa a primerísimo plano, se habla de "transplante exitoso", el resto queda atrás, no se habla, se habla sólo de "la grandeza" de la familia.
a ver, si un joven tiene un accidente de tránsito y queda en muerte cerebral y la familia dona los órganos, estamos frente a una tragedia, tragedia que tal vez sea medianamente mitigada cuando el receptor gane un tiempo de sobrevida al recibir el órgano sano, tiempo de sobrevida infinitamente menor a la potencial que podría haber tenido el donante de no ocurrir una tragedia. tal vez una mejor campaña de educación vial, mejores rutas, etc., etc., hagan caer el número de "donantes"? no, no, de muertos. habría menos muertos.
como te dije antes, podés pensar como quieras, lo que no podés hacer es mentirte.
gracias por pasar.

Rob K dijo...

Estimado, gracias por responderme, no es mi idea meterme en su espacio. Coincido con Ud. en que mucho se puede hacer para evitar muertes "anunciadas", como las del tránsito, una permanente tragedia que, vistas las cifras, evidentemente no nos preocupa como sociedad.

Sólo diré que su lógica "antitransplante" no me cierra como Ud. la enuncia, aunque yo no sea médico ni sociólogo.
Decir que la medicina "necesita donantes" no equivale a decir "necesitamos que alguien muera porque eso nos beneficia". Equivale más bien a decir: "deseamos que se aprovechen los órganos de quienes de todos modos (haya o no donaciones ulteriores) van a morir, porque eso beneficia a la sociedad". Por supuesto, sin acelerar procesos naturales, ni evitando los esfuerzos para curarlos o mantenerlos vivos.

Nadie desea más muertos, ni aún para para movilizar transplantes. Poniéndolo al revés: creo que la no donación no beneficia a nadie.

El Mellizo dijo...

rob, seguís atrapado en la retórica.
no estoy en desacuerdo con la donación de órganos, pero digo que, en resultado final, es un ejercicio de suma cero.
y que es un atajo mecanista para la medicina.
digo que se cuenta la verdad a medias y que nadie se atreve a plantearlo como es, porque, evidentemente, molesta y mucho.
no tengo una posición antitrasplante -¿por qué habría de tenerla?-, tal vez si una posición anti espectacularidad de los transplantes y el análisis sólo a partir del receptor y no del "donante", eufemismo para llamar a un muerto.

Rob K dijo...

Estimado, para mí "suma cero" significa que lo mismo que alguien gana otro lo pierde. No entiendo, le soy franco, quién en este caso "pierde" algo, algo que pudiera rescatarse de alguna otra forma. En tal caso le solicitaría que me ilustre sobre alternativas reales y superadoras.

Pero este blog es suyo y no quiero pecar de invasivo, la seguimos por mail si Ud. prefiere.

Tommy Barban dijo...

Che, cambiando de tema, empezó el ocaso de Cleto o me parece a mí nomás?

brasil dijo...

En realidad Cleto no tiene ningun caudal genuino. Cuenta con un porcentaje importante que lo votaría contra Nestor o Cristina, pero ese mismo porcentaje lo tendrían Carlitos Balá o yo...

Creo que lo mejor que les podría pasar a los K es que Cleto fuera su único contrincante importante.

Es tan boludo que hay una enorme masa de quienes no concordamos con los K que no lo votaríamos jamás

lala dijo...

adore la cronica...
he tenido discusiones encarnizadas sobre nuestro vice, he sido mal interpretada, tilda de ultra k y pavadas por el estilo.
que tema el gobierno de Santa Fe no?....
y gracias por la nota de las 12 que me recuerda una vieja foto posteada y aleccionada por ti...
saludos