lunes, 31 de mayo de 2010

domingo, 23 de mayo de 2010

Dolores inexplicables

Hace un tiempo atrás, después de haber visto un enorme partido de tenis, escribí "Elogio de la derrota." Ahí puse, casi en forma premonitoria "Ganar o perder son sólo resultados diferentes, cómo se gana o se pierde, no"
No hay nada que elogiar en esta derrota de hoy, nada. Ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, ni los dirigentes pusieron todo para no perder. Es difícil, muy difícil, acertar una cuando venís fallando hace rato. Pocas esperanzas podíamos abrigar después del espantoso partido que hicimos el miércoles pasado. ¿Qué podía pasar diferente que hiciera de Central otro equipo al que jugó en Floresta? Nada.
Sólo me queda elogiar a la inmensa hinchada canalla y dentro de ella a Andrés, Nacho, Bruno, que todavía tienen húmedos los ojos de alentar en la tribuna bajo la lluvia, ojos húmedos como los de Florencia y Virginia cuando llegaron después del partido. Pocas veces tanta angustia, de la que de algún modo me siento responsable, fue causada por personajes que no merecen una mínima parte de tanto sufrimiento.
Sin embargo ellos sí, ellos merecen todo el respeto, merecen el elogio en la derrota. Ahora queda el trabajo de bajar el drama, pensar que esto es nada más que fútbol, un juego hermoso que nos puede llevar a encontrarnos por momentos con el alma hecha añicos. Aviso: si la idea es cargar, hoy no es el mejor día.
Y ustedes, queridos y sufridos hinchas de Central, que hoy veo representados en Andrés y Nacho en la cancha, en Bruno viniéndose de Baigorria, y en tantos más, saquen pecho, miren el cielo, levanten la vista simulando las lágrimas y piensen en el horizonte más hermoso que puedan, aunque hoy por hoy sea sólo de esta forma, ustedes lo merecen.
Y a vos, Vasco sorete, lo único que puedo decirte no es nada nuevo, ya te lo dije acá (hace un año): "Lo busco a Andrés y me dice: "Papi, se fue Russo". Increíble, otra vez. Cuando zafamos con Madelón el idiota-omnipotente-necio-ignorante del Vasco Usandizaga hizo lo mismo y así nos fue. Ahora vuelve a repetir la historia. Por lo menos me queda un consuelo: nunca lo voté. Ni en la primavera alfonsinista cuando fue de candidato a intendente, confieso hoy, después de 25 años que para intendente voté en blanco, y más aún cuando se presentó antes para presidente de Gimnasia y Esgrima de Rosario voté a la otra lista. Vasco, el que se tiene que ir sos vos, inútil."
Pero ya es tarde.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Fuimos

Retomo después de la ausencia y un amigo me envió esta foto. Y pensar que así fuimos.


La Falda, Córdoba. Febrero de 1982 (La Falda Rock) de izquierda a derecha: el Mellizo, Alejandro A. y Marcelo B.